Tecnología para la digitalización de procesos (V). Complex Event Processing (CEP)

Complex Event Processing

En nuestro recorrido por las soluciones tecnológicas para la automatización y digitalización de procesos de negocio, hoy le toca el turno a una tecnología compleja y bastante especializada: el procesamiento de eventos complejos o Complex Event Processing (CEP).

 

¿Qué es el Procesamiento de Eventos Complejos?

 

Si atendemos a la definición de Wikipedia, el procesamiento de eventos (event processing) sería:

 

un método de trazado y análisis (procesado) de flujos de información (datos) acerca de cosas sucesos que ocurren (eventos).

 

Al añadir el adjetivo complejo la definición pasaría a ser:

 

El procesamiento de eventos que combina datos de muchas fuentes para inferir patrones u otros eventos que sugieren circunstancias más complejas que las evidentes.

 

Es decir, al mero procesamiento de eventos, añadimos el que éstos pueden provenir de muchas fuentes y, sobre todo, que de ellos se pueden inferir patrones de comportamiento u otros eventos más complejos y menos evidentes.

 

Se trata de un conjunto de técnicas que se aplican en general, para el tratamiento de eventos masivos (en el sentido de que se producen a una tasa muy alta) y entre los que puede existir una cierta correlación ya sea con los eventos en curso o con los ocurridos en el pasado.

 

Para intentar hacer el concepto algo más comprensible digamos que los eventos de que podemos estar hablando pueden ser, por ejemplo, llamadas a un call center, alarmas en elementos de redes de comunicaciones, variaciones en cotizaciones de acciones, publicaciones en medios sociales como Twitter, etc.

 

En los casos anteriores cada llamada, cada alarma, cada modificación en una cotización o cada mensaje es por sí mismo un evento. Pero se trata de eventos que se producen en gran cantidad (hay muchísimas llamadas, alarmas de red, variaciones de cotización o tweets) y es posible que existan correlaciones o tendencias que nos permitan conocer de una forma más completa patrones subyacentes en cuanto al estado de la red, las tendencias en las cotizaciones o qué las afecta, o los trending topic y qué los crea.

 

Así, y en un ejemplo fácil de entender, si detectamos repentinamente muchas alarmas de red en una zona, estamos ante una avería masiva (quizá porque se ha cortado una fibra de transporte) o si repentinamente las cotizaciones de todos los valores en un mercado comienzan a caer, es fácil pensar que ha ocurrido algo o quizá incluso que un robot se está dedicando a vender masivamente.

 

Relación con BPM

 

No es que CEP (Complex Event Processing) sea específicamente una técnica de gestión de procesos de negocio pero sí se puede aplicar en este ámbito de una forma muy fructífera.

 

Se puede aplicar como herramienta de análisis a posteriori para estudiar las relaciones entre diferentes instancias de procesos disparados por eventos e intentar deducir mejoras o estrategias hacia una visión más holística.

 

Pero también se puede aplicar en tiempo real en una instancia de proceso para intentar correlar el evento que ha disparado el proceso con otros similares e intentar dar una respuesta coordinada.

 

Así, por ejemplo, en el mundo de la monitorización de infraestructuras (sean éstas redes de comunicaciones o eléctricas o sistemas de información, etc) las sondas que monitorizan esas infraestructuras generan abundancia de eventos alertando de errores o de condiciones sospechosas o que requieren atención, como la superación de umbrales predefinidos (temperatura, humedad, presión…), congestiones, cambios de estado, etc.

 

Estos eventos deben ser procesados por las instancias de proceso correspondiente. Sin embargo, con frecuencia, diferentes eventos tienen una misma causa raíz, por lo que es muy interesante aplicar CEP para correlar eventos y realizar análisis de diagnóstico y resolución coordinados en caso de que la causa raíz sea la misma o la forma de solucionarlo sea común.

 

También, en el caso por ejemplo de que una avalancha de eventos se determine que corresponde a una avería masiva con afectación para muchos clientes, se pueden disparar medidas proactivas para avisar, bien directamente a los clientes, bien emitir un comunicado público o bien avisar a los canales de atención a cliente.

 

Algunas aplicaciones

 

Ya hemos mencionado algunas aplicaciones de CEP en el ámbito de la gestión de procesos, como es el caso del mantenimiento de infraestructuras.

 

En una línea muy parecida, se entiende CEP como un habilitador importante de Internet de las Cosas y, en general, de los sistemas ciber-físicos de amplia utilización en el ámbito de la llamada Industria 4.0. La idea es muy similar a la vista en mantenimiento de infraestructuras: tenemos una multitud de sensores y sondas enviando información sobre eventos. Un tratamiento inteligente de esos eventos implicar un análisis y correlación que es el objetivo precisamente de CEP.

 

Otros posibles usos sería en los mercados de activos financieros, fundamentalmente acciones, que hoy en día operan en tiempo real. Un análisis de lo que está ocurriendo y, sobre todo, una respuesta automatizada (compra, venta o emisión de alarmas para humanos) se beneficia enormemente del uso de CEP.

 

Hoy en día, el mundo de los medios sociales ofrecen otro campo muy interesante para el uso de CEP ya sea como análisis a posteriori ya sea para, por ejemplo, detectar tendencias e incluso, y unido a técnicas de análisis de sentimiento, crisis de reputación. Esto puede llevar a acciones automatizadas, ya sea de respuesta, ya sea de escalado preventivo a responsables humanos.

 

Y éstos son tan solo algunos ejemplos.

 

Conclusiones

 

Complex Event Processing es una técnica algorítmica compleja que permite el tratamiento de flujos de eventos masivos entre los cuales pueden existir correlaciones y patrones ocultos cuyo descubrimiento nos permite un mayor conocimiento y, sobre todo, un mejor tratamiento de esos eventos.

 

Sin ser una técnica excluiva de la gestión de procesos, sí que ofrece interesantísimas aplicaciones en el mundo de la monitorización de infraestructuras, intercambios de activos financieros, Internet de las Cosas y, en general, en el caso de procesos de negocio que reaccionan ante eventos que se producen en flujos masivos y no independientes.

 

Artículos anteriores relacionados

 

 

Imagen: Pixabay. Dominio Público.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *